Rudo, pero de buen vestir

En Cuadrilátero, Deportes, Noticias

El luchador sabe que en algún momento su carrera deportiva llegará a su fin, es por ello que algunos tienen esa visión de pensar a futuro, como Adrenalina, quien mezcla el pancracio con su negocio de trajes, el cual atiende en el mercado de la Lagunilla.

“Yo empecé vendiendo fayuca desde muy chavo en Tepito. Dejé la escuela, porque me venció más el deseo de ganar dinero y de seguir trabajando. Mis papás y mis abuelos también fueron comerciantes, por lo que desde muy chavo aprendí a chambear”, contó el gladiador de 10 años de experiencia.

Tiene su puesto en el corazón de la Lagunilla

“En la lucha, uno sube al ring pensando en que todo estará bien, pero la verdad es que no sabes cómo puedes bajar, por lo que hay que buscar otra fuente de ingresos. En algún momento voy a retirarme, por lo que tengo que pensar en mi futuro y el de mi
familia”, reconoció.

Pese a que sus horarios no son sencillos, no descuida su chamba de trajes, pues ante todo tiene como objetivo satisfacer a los clientes.

“Manejamos todo tipo de cortes como el tradicional recto, el corte slim a dos botones ajustado o el skinny ajustado, el de cuello mao y cuello de camisa. Siempre tratamos que nuestro producto se destaque por la calidad y sobretodo el compromiso con el cliente. Antes de poner los trajes a la venta pasan por un control de calidad, entonces eso es lo que identifica mucho el negocio”, explicó el luchador rudo.

Como toda chamba tiene sus buenas y altas temporadas, las de él son entre junio y julio cuando están las graduaciones de las escuelas.

Adrenalina junto a su socio venden trajes para niños, los cuales van de 450 a 1,500 pesos, mientras que para caballero ronda los 1,500 a 10 mil pesos.

Uno de los rostros de la Arena Tepito

Adrenalina se siente orgulloso de ser uno de los rostros de la Arena Tepito, empresa que quiere revivir la escuela tradicional del pancracio mexicano.

El gladiador vive a unos pasos del Metro Lagunilla, por lo que tiene el doble compromiso de entregarse al máximo.

“Hay cierto público que quiere ver vuelos y lances, pero también hay quienes quieren ver una bonita llave en medio del ring, un buen castigo aplicado, el juego de llaves y contrallaves; lucha a ras de lona”, dijo.

Lleva 10 años como luchador profesional

“Me siento muy orgulloso de que me hayan tomado en cuenta, sobre todo porque soy parte de este barrio”, añadió.

Aunado a esto, también actúa en la empresa IWRG, donde es todo un consagrado.

“Por ahora soy independiente y lucho donde me llaman. Arriba del ring trato de no defraudar a la gente”, contó.

¿Qué te pareció?
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)