Tía de Mario dice que no entregó a los presuntos feminicidas de Fátima por dinero

En Nota Roja, Noticias
La señora dijo que les dio asilo, porque no sabían lo que hicieron. | Jacobo Arellano
La señora dijo que les dio asilo, porque no sabían lo que hicieron. | Jacobo Arellano

Bajo amenazas de muerte: así le exigió Mario Alberto a su esposa, Gladis Giovanna, que raptara a la niña Fátima, como “un regalito”, para luego asfixiarla con cinturones porque no lograban que se callara, asegura la tía del presunto feminicida, quien le dio refugio al no saber su crimen.

Contrario a la versión de las autoridades sobre la detención de Giovanna y Mario, supuestos feminicidas de la niña Fátima, la tía de él, Irma Reyes, aseguró que fue ella quien los entregó.

“Yo dejé de ver a Mario cuando tenía como tres años, que fue cuando su padre, mi hermano José Luis, se suicida; entonces la mamá se va con ellos. Entonces, el 16 de febrero, lo veo parado allí (afuera de su casa) con una mochila, una mujer y tres niños”, afirma la tía del ahora detenido.

Tras identificarse ante su tía, Mario pidió quedarse unos días en la casa de La Palma, en el municipio de Isidro Fabela, Estado de México, mientras encontraba un trabajo.

Al paso de los días, la señora Irma vio el retrato hablado de la captora de Fátima: “Vi la foto y pensé: ‘Se parece a la muchacha’. Pero ya en la tarde, que sacan las dos fotos, dije: ‘Sí es él, son ellos’. Fui y les dije: ‘Son ustedes los que cometieron esa aberración’“, indica.

Giovanna y Mario aseguraron a la señora Irma que sólo ella era culpable y se entregaría pero, en cuanto la ahora detenida estuvo a solas con la tía, le pidió ayuda, ya que dijo estar amenazada.

“Ella se hinca y me dice: ‘Ayúdeme. Es que él fue el que mandó, es que me pega. Me pedía que le llevara a la niña”, relata doña Irma.

Le dijeron todo

Giovanna habría raptado a Fátima no por venganza o dinero, sino porque Mario tenía problemas con la mamá de la menor.

Él me dijo que tenía que llegar con su regalito; si no, iba a agarrar a mis niñas, y como ya me había amenazado de muerte y tenía problemas con la mamá de Fátima por eso fui por la niña’, me dijo Giovanna”, fue la confesión de esta, dijo la doña.

“Mario la agarró y yo le puse el cinturón en el cuello pero, como yo no tengo la fuerza, todavía se movía. Él le puso el otro cinturón y la ahorcó”, recordó.

Sobre la recompensa que se dio por la pareja, la señora Irma asegura que no lo hizo por dinero.

A pesar de haber sentido miedo, doña Irma explica que no dudó en entregarlos: “Para empezar, porque soy ser humano, soy mujer, soy abuela, soy madre, he sido violada, he sido mancillada. Entonces, todo eso se me vino; y aunque no me hubiera pasado eso, soy ser humano. Lo haría aunque fuera mi hijo… ¡Lo remito!”, dijo.

¿Qué te pareció?
  • Sucks (43%)
  • Awesome (17%)
  • Useful (14%)
  • Boring (14%)
  • Interesting (11%)