Se fue a hacer crónicas al otro mundo

En Nota Roja, Noticias
Sa familia informó de su deceso mediante un mensaje en redes sociales. | Especial
Sa familia informó de su deceso mediante un mensaje en redes sociales. | Especial

Total, ¿qué tanto es tantitito?” y si fue tantito lo que duró la vida de Armando Ramírez, cronista y periodista que ayer se peló al morir a los 67 años de edad como lo informó su familia en un breve comunicado en donde sus hijos resaltaron que su papá “era el más chingón y amoroso “.

Un carnalazo

Y así fue un carnal que nació en el Barrio de Tepito un 7 de abril de 1752 que lo marcaría para toda la vida haciendo del lenguaje popular una oportunidad literaria que se aprecía en todas sus obras.

Chin chin el teporocho‘ fue uno de sus emblemáticas obras donde el barrio le salió y lo encumbró por ese estilo tan de cuates, lleno de sencillez que atrajo hasta a directores cinematográficos que hicieron una película exitosa de su libro.

Pero el nunca traicionó a la cuna, a la que le regresó el colectivo ‘Tepito arte acá‘ donde la banda mostraba lo que sabe: pintar, hacer esculturas, y hasta escribir.

También pasó por la televisión donde su forma irreverente de hacer crónica urbana y convivir con los vecinos de su amada Ciudad de México impactó porque encontraba una historia en cada esquina de la capital.

Siempre le latió escribir del barrio y para el barrio.

Otra de sus obras ‘Noche de Califas‘, fueron adaptadas al cine; el escritor también publicó los libros ‘Pu’, ‘Quinceañera’, ‘La casa de los ajolotes’, ‘¡Pantaletas!’, ‘La Tepiteada’ y ‘Fantasmas’, así como los volúmenes de cuentos ‘La crónica de los chorrocientos mil días del año del barrio de Tepito’ y ‘Bye bye Tenochtitlán’.

En paz descanse el ‘Cronista de Barrio’.

¿Qué te pareció?
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)