Dos mujeres atacadas con ácido nos cuentan cómo viven después de la agresión

En Nacionales, Noticias
Ana y Carmen luchan para que las víctimas no tengan miedo de denunciar | Especial
Ana y Carmen luchan para que las víctimas no tengan miedo de denunciar | Especial

Las formas de violencia contra las mujeres son muchas, pero a últimas fechas han aumentado los casos de lesiones con ácido; en México estos ataques no son considerados como violencia de género, a pesar de que se estima que en el 80% de los casos un hombre realizó el crimen.

Otra situación que agrava el problema es la facilidad con la que se pueden obtener sustancias como el ácido sulfúrico, el cual es usado en la mayoría de estos ataques; además, puede comprarse sin ningún tipo de regulación y por Internet.
Platicamos con algunas víctimas en nuestro país y esto fue lo que nos contaron:

Ana, antes de la agresión con ácido

Ana fue atacada por una persona afuera de su casa y aún no sabe por qué, ahora se recupera de sus lesiones

Ana Helena Saldaña Aguilar perdió la vista del ojo derecho después de que una mujer le rociara ácido en el rostro el pasado 2 de noviembre de 2018.

Además de esto, su rostro quedó con varias cicatrices; hoy, la joven de 23 años de edad lucha para que nadie más tenga que pasar por esto.

Ana salió hace unos días del hospital, el año pasado fue atacada en la puerta de su casa por una señora que supuestamente vendía postres.

Sin embargo, a pesar del momento difícil, ahora está en pie de lucha.

“Me indigna mucho lo que me sucedió como mexicana, como mujer, como estudiante; por dónde lo quieras ver, en pleno siglo XXI que pasen estas cosas y que no haya consecuencias, me indigna muchísimo y creo que es mi deber social, por mí, por mi familia, por mis amigos y por todas las víctimas que no se han atrevido a alzar la voz”.

Perdió un ojo a causa del ataque

La agresión cambió el futuro que tenía pensado Ana para su vida, ahora busca vivir día a día y ‘fluir’ con lo que vaya sucediendo. “Lo que tenga preparado el destino para mí, así será y pues lo iré llevando, pero hoy por hoy no sé qué vaya pasando en el futuro”, agrega Helena.

Después de que dio a conocer su caso, tuvo la oportunidad de conocer a otras mujeres que pasaron por lo mismo; una de ellas, es Esmeralda, una joven que vive en Puebla y que fue víctima de un ataque con ácido por su expareja, el padre de sus dos hijos. Ella tragó el ácido y lo aspiró por la nariz, por lo que actualmente no puede consumir alimentos y cuenta con quemaduras muy graves para las cuales no ha recibido nigún tipo de tratamiento.

Finalmente, asegura que recuperarse de una agresión así no sólo es el aspecto físico, sino lo emocional; considera importante denunciar aunque sea desgastante.

Cuenta de banco azteca para apoyar a esmeralda

4027664185221102

Así era Carmen antes del ataque

La expareja de Carmen le arrojó ácido cuando ella se negó a regresar con él hace cinco años; ahora busca justicia y ayuda a otras víctimas

La expareja sentimental y padre de las hijas de Carmen Sánchez, arrojó ácido en el rostro de esta después de que se negara a regresar con él; durante cuatro años ha tratado de obtener recursos para sus operaciones, pero ni el IMSS ni el ISSSTE tienen la tecnología para ayudarla a recuperar su aspecto y su salud. Su agresor sigue prófugo.

El pasado 14 de febrero tuvo una cirugía del cuello, pues lo perdió completamente: “Tengo injertos de pierna en el cuello, esta cirugía trajo muchas cicatrices muy grandes, el cuello me pesa, pero gracias a esta última cirugía ya lo puedo mover un poco más”, relata.

Sin embargo, es lo último que el ISSSTE pudo hacer por ella, señala Carmen.

Carmen lleva cinco años luchando contra las heridas

En cuanto a su agresor, señala que quiere justicia, “Gano muchísimo, hay mujeres que me las encuentro y me dicen que sus maridos las amenazan con hacerles lo mismo que a mí me hicieron, eso es doloroso”.

Carmen afirma que no se rinde, porque tiene muchas ganas de seguir luchando y por sus hijas, “porque debo enseñarles a ellas que cualquier adversidad no nos puede tirar”.

A ella le tomó cinco años para que fuera escuchada y ahora busca que las mujeres que viven la misma situación no tengan miedo de denunciar.

Carmen vive con sus hijas en una casa de resguardo.

Página para apoyar a carmen

facebook.com/ComunalMX

¿Qué te pareció?
  • Sucks (100%)
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)