Les valió el coronavirus y realizaron pachangón sonidero

En Ciudad, Noticias
En el lugar entraron unas 250 personas | Luis Marín
En el lugar entraron unas 250 personas | Luis Marín

Entre micheladas, pitufos y los éxitos más guapachosos del sonido Rumba Caliente, vecinos de la colonia Gertrudis Sánchez se olvidaron del covid-19 y disfrutaron de una fiestecita que fue convocada por medio de redes sociales.

Con la finalidad de generar un billete en estos tiempos tan difíciles, vecinos de la calle Norte 86-A organizaron un toquín dentro de una casa a la que entraron, bien apretaditas, cerca de 250 personas de la alcaldía Gustavo A. Madero.

Ni espacio había para bailar

Ni espacio había para bailar

Anunciaron el evento una semana antes

Desde una semana antes del evento, los organizadores lanzaron por ‘Feis’ y ‘Whats’ una invitación a toda la banda fiestera para acudir al ‘Majestic & Chetos Fets’, donde varios sonidos se darían cita, pero para acceder a la dirección se tenía que enviar un mensaje privado.

Tras contestar cómo te enteraste, quién te invitó y de dónde eres, los invitados recibían la anhelada ubicación del toquín, al cual podrían acceder pagando 30 pesos.

En punto de las 9 de la noche, ya con las bocinas, luces y una pantalla instalada en el patio de una casa con varios cuartos, los asistentes, que no usaron cubrebocas ni ninguna medida de protección contra el coronavirus, comenzaron a llegar.

Las chelas no faltaron

Las chelas no faltaron

Hasta hubo cadenero

Un hombre estilo ‘cadenero de antro’ parado afuera realizaba una ligera inspección ocular a quienes querían ingresar y después los enviaba hasta un coche estacionado donde vendían los ‘tickets’.

Ya con boleto en mano, se abrió la puerta hacia el patio, donde no se podía ni bailar debido al espacio reducido y exceso de invitados, pero, con tal de estar en la bola, todos se conformaban con mover un poco las piernas y hombros.

Mientras Rumba Caliente tocaba ‘Yo no sé trabajar’, los asistentes acudían a una pequeña zotehuela, donde una señora y su hija vendían micheladas y pitufos de a 70 pesos para mitigar la sed y el calorón sin que ninguna autoridad los molestara a pesar de que en la esquina apareció una patrulla.

Carlos Trejo armó fiesta clandestina

Carlos Trejo también armó una pachanga

Carlos Trejo, el llamado ‘Cazafantasmas’, fue denunciado el pasado fin de semana por tener una fiesta clandestina en su casa de Cañitas, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Según información vista en un video en redes sociales, dentro del domicilio había cerca de 500 personas y hasta balazos hubo ahí, por lo que llegaron policías que, según su versión, fueron atendidos de manera grosera.

Por su parte, Trejo dio su versión y aseguró que se trató de una fiesta sorpresa donde no había más de 40 pesonas y que nunca hubo balazos a pesar de que no está permitido convivir de esta manera.

También te puede interesar: Regresa el cine a la CDMX en el Autódromo Hermanos Rodríguez

CI

¿Qué te pareció?
  • Awesome (50%)
  • Useful (50%)
  • Interesting (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)
.