Rosca de Reyes, una tradición deliciosa

En Ciudad, Noticias
¡ROSCA SABROSA! | Enrique Ordóñez
¡ROSCA SABROSA! | Enrique Ordóñez

En la panadería más antigua de la Ciudad de México y quizá de todo el país, conocida por chilangos y turistas como La Vasconia, la cual data de 1870, se producen artesanalmente las roscas de reyes más ricas, esponjosas y clásicas de cualquier rincón de la capital, a manos del maestro bizcochero, Guillermo Avendaño Cerritos, y sus tres asistentes.

Cada año, esta panadería, ubicada en el número 73 dela calle Tacuba del Centro Histórico, enciende a las 4:00 de la mañana, y hasta el anochecer, su enorme horno para producir alrededor de 5 mil roscas de reyes durante casi un mes.

Ahora hacen menos

Bueno, eso en tiempos sin pandemia, pues ahora la producción ha bajado a poco más de la mitad. Aun así, el trabajo que se hace en este antiguo taller panadero es uno de los más tradicionales y longevos de la CDMX. Y es que todas las mañanas se preparan dos enormes contenedores para crear la masa. Uno con sólo levadura y harina de trigo. Y el otro, kilos y kilos de mantequilla, huevos, harina de trigo, sal y azúcar.

“A diferencia de lo que la gente cree, la rosca de reyes no lleva leche. El ingrediente que la hace tan rica es la mantequilla, pues el 50 por ciento de su preparación está compuesta de ésta, además de la harina de trigo”, remarcó Avendaño Cerritos.

Proceso largo

De acuerdo con don Guillermo, sin contar el día de reposo y fermentación que se le debe dar a la masa, hacer una rosca de reyes lleva un estimado de tres horas, aproximadamente. Y es por esto que muchas personas aprecian el trabajo y sabor de este taller panadero, pues llegan, desde los primeros días de diciembre y hasta el 8 de enero, a comprar una rosca, de todas partes de la República y países como Estados Unidos, Japón, Francia y España.

El oficio le fue heredado

Guillermo Avendaño pertenece a la segunda generación de la familia encargada de la panificadora La Vasconia. De hecho, el oficio de panadero lo heredó de su padre, don Dionisio Avendaño (q.e.p.d.), quien a los 12 años de edad llegó del estado de Oaxaca a la Ciudad de México.

Su padre, siendo un niño, comenzó de ayudante de panadero, y con los años agarró experiencia hasta convertirse en maestro bizcochero, y entonces don Dionisio fue el maestro de La Vasconia y de su hijo. “Mi papá me enseñó todo lo que sé. De niño lo acompañaba a la panificadora. A veces, a él le tocaba el turno de la noche y yo lo acompañaba. Me acuerdo que dormía debajo de la mesa donde se hace la masa”, relató don Guillermo.

De hecho, este maestro bizcochero lleva ya 35 años en el oficio, de los cuales 20 han sido en esta panadería y elabora más de 50 tipos de pan, “el secreto para ser maestro en este trabajo es aprenderse cada una de las recetas”.

También te puede interesar: ¡Miley Cyrus casi enseña ‘la personalidad’ en vivo!

¿Qué te pareció?
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)
.