Marchan en su día madres de personas desaparecidas; que las autoridades ni voltean a verlas

En Ciudad, Noticias
¡LOS QUIEREN DE VUELTA! | Dana Estrada
¡LOS QUIEREN DE VUELTA! | Dana Estrada

Mientras caminaba bajo los inclementes rayos del sol, con la boca reseca por el intenso calor que se dejó sentir el mediodía de ayer, una mujer integrante de una marcha dijo: “Para nosotras dejó de haber Día de las Madres cuando nuestros hijos desaparecieron”.

“Alguna vez tuvimos este festejo, donde nos regalaban flores, nos cantaban ‘Las Mañanitas’ y nos dedicaban un día especial, pero eso acabó cuando ellos ya no llegaron a casa jamás”, relató Adela Alvarado, una de las miles de madres de familia que salieron a las calles este 10 de mayo a manifestarse para reprochar que las autoridades y el gobierno mexicano no hacen nada para encontrar a sus hijos.

¡Once años seguidos!

Por undécimo año consecutivo se llevó a cabo la Marcha de la Dignidad Nacional, de madres que buscan a sus hijas e hijos. El recorrido fue del Monumento a la Madre al Ángel de la Independencia. Desde las primeras horas de este día tan importante para todos en el país, ellas dejaron cartas a diferentes autoridades, como Fiscalías de búsqueda y Palacio Nacional.

Durante gran parte de este Día de las Madres, mujeres de todos los estados de la República y países como El Salvador y Guatemala invadieron Paseo de la Reforma con grandes pancartas, fotografías y los nombres de todos sus hijos desaparecidos.

Muchas llevan años buscando a bebés, niños, jóvenes y adultos a los que un día ‘se los tragó la tierra’ porque nada se supo de ellos, sólo que no llegaron a casa y dejaron un gran vacío en sus familias, pero sobre todo en el corazón de sus afligidas madres. Nada las frenó, ni siquiera los más de 30 grados que se sintieron ayer en la CDMX, pues más de 70 colectivos de madres buscadoras y rastreadoras de todo el país participaron en la concentración. Las foráneas dijeron que, en sus estados, la policía no mueve un dedo para ayudarlas.

Un tipo de llevó a su bebita

Maribel Enciso es madre de la pequeña María José, quien fue robada en el 2010 a los 11 meses de edad. Su madre atendía una óptica en Tecámac, Estado de México. Un día de hace 12 años, un hombre entró al negocio apuntando con un arma y, una vez que la tuvo sometida, agarró a la bebé y se la llevó.

¡No quiere decir qué pasó!

Ahí empezó el suplicio para esta mamá, quien con ayuda de videocámaras pudo dar con el paradero del hombre. Aunque hoy cumple una sentencia en un reclusorio por el delito de trata de menores, no ha querido hablar ni declarar sobre qué hizo o qué pasó con la bebé. “Lo único que sé es que mi hija pudo ser víctima de tráfico de niños y que pudo ser vendida a una familia en México o en el extranjero. “Pero es una suposición, nada certero. Es horrible porque en 12 años no sé nada”, relató Maribel. Por este motivo, Maribel, quien lleva participando 6 años en esta manifestación, trae el rostro de su hija hasta en el cubrebocas.

Iba a la UNAM y desapareció

Adela Alvarado, quien es una mamá que trabaja de payasita, lleva 18 años buscando a su hija Mónica Ramírez, quien desapareció en el 2004 cuando se dirigía a recibir una calificación en la Facultad de Psicología de la UNAM.

¡Un compañero!

Relata que su hija, de entonces 20 años de edad, salió temprano de casa. Su último rastro en videocámaras fue cuando ingresó al Metro Martín Carrera, al norte de la Ciudad de México. El culpable de esta desaparición fue un compañero de la carrera que también tiene nexos con el crimen organizado. Y, aunque el hombre ya está en la cárcel, no ha querido confesar dónde está Mónica. De hecho, tan poca ayuda ha tenido de las autoridades capitalinas, que el culpable hace poco se graduó como psicólogo incluso estando preso.

Una revisión de rutina

María Luisa Lazarín viajó desde Torreón, Coahuila, a la CDMX para manifestarse por su hijo Israel, quien desapareció el 18 de junio de 2009, cuando tenía apenas 18 años de edad. La última vez que su madre supo de él fue a través de una llamada telefónica donde el joven, quien viajaba de Matamoros a Torreón, avisó que una patrulla lo detuvo para una supuesta revisión de rutina.

¡No han querido hablar!

A los 3 minutos de la llamada, el joven volvió a comunicarse con María y le informó que los policías le estaban robando sus pertenencias. Se cortó la comunicación y ya no se supo de Israel. “Creo que los policías lo entregaron al crimen organizado. Buscamos a mi hijo en todas las cárceles y nada, y los policías no han querido hablar”, relató la mujer.

¿Qué te pareció?
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)
.