Chilangos con riesgo de cáncer por dióxido de azufre

En Ciudad, Noticias
¡RESPIRAMOS PORQUERÍA! | Especial
¡RESPIRAMOS PORQUERÍA! | Especial

Es preocupante la contaminación que hay en el país, pues al día respiramos muchos tóxicos como el dióxido de azufre (SO2), un veneno nocivo para la salud que llega afectar las vías respiratorias, la sangre y es un potencial cancerígeno. El lugar donde se produce este tóxico en gran cantidad es en las refinerías y termoeléctricas, como la de Tula, Hidalgo, y aunque se localiza a 83 kilómetros de la CDMX, el aire arrastra al dióxido hasta la zona metropolitana y lo respiramos sobre todo en la temporada primavera-verano.

Usan combustóleo

Platicamos con el doctor Adolfo Hernández Moreno, químico ambientalista de la Universidad Autónoma Metropolitana, Campus Azcapotzalco, quien ha estudiado por más de 10 años este fenómeno ambiental, y nos dijo que este tipo de contaminación se genera por el uso de combustóleo como combustible. “La refinería y la termoeléctrica de Tula utilizan combustóleo como combustible para sus procesos; el combustóleo es sucio por su alto contenido de azufre. En específico, la termoeléctrica (hasta 2019) sólo usaba 12% de gas natural y 88% de combustóleo. Hoy, no sabemos qué porcentaje porque su información es reservada”, detalla.

De acuerdo con el especialista de la UAM, estas industrias (la refinería y la termoeléctrica) llegan a emitir 30 veces más dióxido de azufre que la industria que hay en el Valle de México. En particular, la que más emite contaminantes de dióxido de azufre es en primer lugar la termoeléctrica, después la refinería y finalmente la cementera.

Asegura que en el Valle de México no se genera tanto dióxido de azufre entre la industria, autos y vivienda como sí lo hace la termoeléctrica de Tula, pues genera cantidades exorbitantes y es la principal fuente de SO2 en el Valle de México. Este contaminante llega al Valle de México cuando el viento sopla de norte a sur e impacta la CDMX y Toluca.

Para identificar estos contaminantes se hace uso de modelos computacionales, de esta manera se puede ver cómo es su presencia en el Valle de México. También pueden rastrearse los contaminantes que vienen de Tula y los que se generan en la zona metropolitana.

Seca-caliente

Respecto a la época del año en la que mayor presencia de SO2 hay en el Valle de México, es en la temporada seca-caliente, lo que es primavera y verano, porque los vientos lo dispersany los contaminantes se van quedando en la cuenca del Valle de México, por ello hay tanta contaminación en dicha época.

El dióxido de azufre es peligroso y puede llegar a afectar la salud de la población. Incluso, explica el especialista, puede llegar a ser cancerígeno y mutagénico. “Son tan pequeñas las partículas que nuestra protección natural en la nariz no la retiene, llegan a los pulmones y al sistema respiratorio y con la humedad natural de la nariz o de los pulmones, el dióxido de azufre forma ácido sulfúrico y todo ácido es corrosivo por lo que daña vías respiratorias, y en la superficie de los pulmones provoca daño constante y crónico”, indica.

El corredor industrial de Tula produce cuatro tipos de contaminantes al año, y son: dióxido de azufre, con 425 mil 511 toneladas; dióxido de carbono, con 435 mil 651 toneladas y el Metano, con 938 mil toneladas.

¿Qué es el dióxido de azufre?

Es un gas incoloro e irritante, además de ser soluble al agua, que se empieza a distinguir en el aire cuando su densidad es 3 partes por millón. No es explosivo, pero al contacto con el agua se convierte en ácido sulfúrico. Se diferencia del azufre debido a que mientras que éste es un químico de color amarillo que se emplea como fertilizante, para fabricar pólvora e insecticidas, el dióxido de azufre es un gas que se origina en la combustión de carburantes fósiles.

¿Qué te pareció?
  • Interesting (100%)
  • Awesome (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)
.