Botargas se manifiestan para recuperar sus lugares de trabajo

En Ciudad, Noticias
Buscan su antiguo lugar de trabajo para seguir mostrando su arte a la gente | Enrique Ordoñez
Buscan su antiguo lugar de trabajo para seguir mostrando su arte a la gente | Enrique Ordoñez

Por unos minutos el caótico tráfico de Eje Central y el Zócalo capitalino fue parado por más de 70 botargas, músicos, bailarines de break dance, estatuas humanas, magos, vendedores de dulces y artistas urbanos que se manifestaron porque desde el pasado 7 de enero autoridades del gobierno de la Ciudad de México los desalojaron con violencia del Andador Turístico Madero, ubicado justo al pie de la Torre Latinoamericana y que conduce justo hasta el asta bandera del corazón de la capital.

Estos artistas urbanos y botargueros llegaron a esta calle en el 2005, justo en la administración del ex Jefe de Gobierno, Alejandro Encinas, y quien fue el encargado de expedir estos los permisos del uso de la vía pública de Madero.

Sin embargo, justo con la entrada de este año, la administración de la actual Alcaldesa, Claudia Sheinbaum les ha negado la reactivación de sus permisos. Por lo que realizaron una manifestación para entregarle un pliego petitorio donde le solicitan nuevamente estos carnets de operación y los dejen seguir animando a los turistas nacionales y extranjeros que todos los días transitan por esta calle, una de las más importantes de la capital.

De acuerdo con propias versiones de estos artistas, los permisos se los otorgó la autoridad al comprobar el desempleo que estaban viviendo en ese momento. Esa fue la forma del gobierno para ayudarlos. Hoy en día se dedican a realizar shows callejeros de música, baile y magia que entretienen a más de la mitad de transeúntes, así como la clásica fotografía con super héroes, y personajes de películas animadas.

Jesús Vázquez es una de las pocas estatuas vivientes del héroe nacional, Emiliano Zapata que adornan el andador de Madero. Este trabajo lo ha realizado desde los últimos 10 años, e inició porque en aquel momento se encontraba desempleado y necesitaba ocuparse para mantener a su familia. A partir de ahí, inició su labor en esta calle y ha sido una de las más grandes sensaciones. Sin embargo, no ha podido seguir desde principios del mes pasado, pues los policías los detienen y remiten, viéndose obligados a pagar en multas desde 200 hasta 900 pesos.

“Nos hemos convertido en artistas urbanos. La gente siempre se detiene para ver nuestro show. Los entretenernos de manera económica y nosotros nos empleamos. Se ha hecho una tradición, y ahora no nos dejan continuar a pesar de tener permiso por 15 años”, rechazó Jesús.

Lo mismo ha pasado con Kalid, un marroquí que llegó a México hace seis años, y al no encontrar trabajo en la ciudad, decidió comenzar a escribir en la piel los nombres en árabe de quienes quisieran conocer su cultura.

 

Marcelino, un vendedor de dulces en sillas de ruedas también ha sido amedrentado por autoridades, teniendo que estar por toda la ciudad ofreciendo sus dulces. 

¿Qué te pareció?
  • Sucks (83%)
  • Awesome (17%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)