Abues reciben refuerzo de vacuna anticovid en CDMX

En Ciudad, Noticias
¡ABUES BIEN PROTEGIDOS! | Luis Marín
¡ABUES BIEN PROTEGIDOS! | Luis Marín

Muy puntuales, responsables y hasta emocionados acudieron miles de abuelitos a recibir la vacuna de refuerzo contra el covid-19 en el Centro de Estudios Navales de la Marina, ubicado en la alcaldía Coyoacán de la CDMX, el cual abrió sus puertas a partir de las 8:00 de la mañana de este martes y seguirá vacunando a los habitantes de Tlalpan hasta el próximo sábado, de acuerdo a la primera letra del apellido. Y es que este 7 de diciembre arrancó la nueva etapa de vacunación para adultos mayores de 60 años, quienes hace más de seis meses completaron su esquema de inmunización frente a la presente pandemia.

A fortalecerlos

“Esta etapa de reforzamiento inicia con el fin de mantener fuertes a nuestros adultos mayores frente al covid-19. Ya será una campaña que se llevará cada cierto tiempo, para garantizar las defensas de todos, tal y cual se hace con la Influenza”, aseguró Indira Mendiola, médica responsable de la sede de vacunación de la Marina.

Asimismo, dentro de la CDMX, la primera alcaldía en recibir este refuerzo fue Tlalpan, donde se tiene previsto vacunar a cerca de 60 mil adultos mayores en los próximos cinco días. Y aunque el aviso de la nueva jornada de vacunación para este sector de la población se dio de un día para otro, por parte de las autoridades, los abuelitos de Tlalpan llegaron más que puestos para la dosis. Algunos fueron acompañados por sus hijos, otros solos o con algunos conocidos, pero todos muy valientes al piquete, sin miedo a alguna reacción.

Confía en que la 3a no le haga reacción

Felipe Arellano, de 89 años de edad, también salió muy contento y sin ningún dolor por la vacuna. Para fortuna de este señor, sus dos dosis anteriores fueron del laboratorio AstraZeneca, por lo que no tuvo ningún problema con aceptar la tercera dosis.

No ha tenido reacción

“Me siento muy bien. El piquete no me dolió, y las veces pasadas no tuve ninguna reacción, así que pienso que esta vez será lo mismo”, comentó don Felipe. Por otro lado, dijo estar muy tranquilo, pues ve que la pandemia ya no es tan agresiva como en sus inicios y espera que todo esto se termine pronto para que pueda hacer su vida con más normalidad, pero mientras tanto, ya se protegió por aquello de la variante ómicron que puso en alerta a todo el planeta al ser considerada como de alto contagio.

Par de amigas llegaron juntas hasta el piquete

María, de 88 años de edad, y Lilia, de 68, acudieron poco antes del mediodía a recibir su tercera vacuna contra el covid-19. Eso sí, sin ningún nervio o miedo de por medio, pues en sus dos piquetes anteriores no tuvieron ninguna reacción.

Confianza a ciegas

“No supimos qué vacuna nos pusieron la vez pasada, fue en dos dosis, y aunque no haya sido la misma que nos pusieron hoy, tenemos fe en que vamos a estar protegidas y todo va air muy bien”, comentaron ambas mujeres. No obstante, aunque las actividades sociales ya se han retomado por casi toda la población, estas dos abuelitas han preferido seguir resguardadas encasa, y expresaron que así se sienten bien y hasta contentas, ya que no extrañan los paseos. Saben que más allá de la vacuna, la mejor protección para ellas es el distanciamiento social, y se hacen compañía una a otra sin ponerse en riesgo de infectarse y les pueda pasar algo grave.

Alex está enfermo y se rezagó, pero lo logró

Alejandro, de 19 años de edad, acudió junto a su hermano Ricardo, de 15, a la vacunación. De acuerdo con Ale, se tardó en obtener la vacuna, pues sufre epilepsia. Pero justo cuando a su rango de edad le tocaba, su doctor le recomendó que no se aplicará la dosis contra el covid-19, ya que podría traer complicaciones a su salud, pues en ese momento estaba tomando unos medicamentos que podían hacer reacción con la inmunización al covid-19.

“Tres meses después, mi doctor me dijo que ya podía vacunarme, pero era demasiado tarde, pues no había oportunidad de que me aplicarán alguna vacuna, y eso fue algo frustrante para mí”, comentó Alejandro.

Se fue feliz

Y es que deseaba protegerse por él y su propia familia, ya que la pandemia ha pegado en temas laborales y económicos, y ayer lo consiguió, por lo que se fue feliz.

Luchó legalmente para protegerse

Carlos, de 13 años de edad, fue uno de los más pequeños en recibir la vacuna contra el covid-19, ayer. Y es que el estudiante de segundo año de secundaria tuvo la oportunidad de solicitar un amparo, justo el último día de noviembre, y la respuesta de dicha petición legal no tardó más de una semana. Este trámite pudo realizarlo con ayuda de unos abogados muy cercanos a su familia, quienes le ofrecieron asesoría desinteresadamente.

Pequeño y responsable

“Ahorita estoy muy contento con mi vacuna. Sí me dolió, la verdad. Pero el estar vacunado ya es algo muy bueno, porque evito enfermarme y contagiar”, comentó el pequeño. De acuerdo con Carlos, quien ya está yendo a clases presenciales desde hace varios meses, sus compañeros estaban al tanto de su vacuna, y algunos se sentían emocionados de que él ya la tendría, aunque otros se mostraron sorprendidos de que lo lograra, pues también están a la espera de que en algún momento el gobierno los vacune.

También te puede interesar: Cirilo seduce a David Summers con su música

¿Qué te pareció?
  • Awesome (0%)
  • Interesting (0%)
  • Useful (0%)
  • Boring (0%)
  • Sucks (0%)
.